Página Web De Noticias Sobre Videojuegos Online MMORPG

Análisis: El éxito de Valheim

0 178

No puedo comenzar este post sin decir antes que no suelo jugar a este tipo de juegos y que lejos quedan de mí, salvo que me apetezca construir cuatro muros y cocinar un par de chuletas.

Pero entonces llega Valheim. Un juego de supervivencia increíblemente gratificante incluso en aspectos donde otros fallan estrepitosamente. Se podría decir que es un juego sencillo, con una interfaz simple y unos gráficos que no van más allá de lo común y rutinario, pero entonces estaría hablando como un espectador más.

Llevo aproximadamente unas 20 horas jugadas y algunos BOSSES derrotados. Mi hogar a pasado de ser una pequeña choza a estar bajo la sombra de una estructura enorme que he construido pieza a pieza a su lado (¡veremos en qué acaba!) y esa es la maravilla y punto fuerte de Valheim, que no puedo dejar de interpretarlo a mi gusto y entendimiento.

Primeros minutos en Valheim

El comienzo del juego es sencillo, incluso rutinario. Hugin (el único ser amigable que verás en mucho tiempo) es un cuervo muy sagaz que te da la Bienvenida y te avisa de los peligros que hay a tu alrededor. Entonces desaparece, y nos encontramos nosotros y el entorno, plagado de bosques frondosos y enormes claros en los que te dan unas ganas tremendas de asentarte. Puedes construir una pequeña choza con cuatro talas de arboles y algunas rocas, o hacer como yo, y reparar alguna de las tantas chozas derruidas que hay por el decimo mundo y tomarla como tuya (con baúl de regalo). El Banco de Trabajo se convierte en tu salvavidas mientras te enfrentas al entorno; los Enanogris, Jabalíes y Ciervos son tan gratificantes como desafiantes, por algún motivo ninguno es igual que el anterior, o esa es mi impresión.

A medida que te vas haciendo con el juego, llega un momento en el que no puedes hacer más, y eso solo puede significar una cosa: Ha llegado la hora de que te enfrentes a tu primer BOSS: Eikthyr, y que tranquilo, parece invencible, pero no lo es.

De ahí en adelante se podría decir que el juego adquiere otro ritmo y te muestra su lado más incierto, plagado de peligros que según te vas adentrando en los frondosos bosques del décimo mundo adquieren más presencia y fuerza, recordándote que si no estás listo, no te dejarán pasar. Tanto si es por las buenas, o por las malas.

Os dejo aquí mismo y de cosecha propia, ¡los Primeros Minutos del juego y mis impresiones!